Regreso al colegio durante el COVID-19

Julio 20 02

Tomado de: Healthychildren.org

Un gran interrogante que tienen los padres de familia en este momento es cómo los estudiantes pueden regresar con seguridad al colegio durante el COVID-19. La más reciente recomendación de la American Academy of Pediatrics (AAP) dice que los niños aprenden más cuando están en la escuela. Sin embargo, para volver a la escuela en persona se deben establecer ciertas medidas para mantener seguros a los estudiantes y al personal.

Lo ideal sería que los líderes locales, expertos en salud pública, educadores y padres de familia puedan trabajar junto para decidir cómo y cuándo inciar la reapertura de las escuelas. Estas decisiones deberán tener en cuenta la propagación del COVID-19 en la comunidad, así como si las escuelas pueden hacer que el aprendizaje en persona sea seguro. Las escuelas y las familias también deben estar preparadas para revertir al aprendizaje por internet si los casos del COVID aumentan en la comunidad.


¿Por qué deben los estudiantes regresar al colegio de forma segura?


Las directrices de la AAP están basadas en lo que los pediatras y especialistas en enfermedades infecciosas saben sobre el COVID-19 y los niños. Hasta ahora la evidencia sugiere que los niños y los adolescentes son menos propensos a tener síntomas o enfermarse de gravedad de la infección. También parece que son menos propensos a infectarse o a propagar el virus.
Las escuelas brindan más que estudios académicos a los niños y a los adolescentes. Además de lectura, escritura y matemáticas, los niños aprenden habilidades sociales y emocionales, hacen ejercicio y tienen acceso a servicios de ayuda para la salud mental y otras cosas que no se pueden ofrecer por medio del aprendizaje en internet. Para muchas familias, la escuela es donde los niños reciben alimentos saludables, tienen acceso al internet y otros servicios vitales.


Lo que los colegios pueden hacer


Para mantenerse seguros, existen algunas medidas que las escuelas deben tomar para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19. La siguientes son algunas de ellas:
Distanciamiento físico. La meta debe ser permanecer por lo menos a 6 pies (2 metros) de distancia para ayudar a prevenir la propagación del virus que causa el COVID-19. Sin embargo, separar los pupitres (escritorios) por lo menos a 3 pies (1 metro) de distancia y evitar contacto cercano pueden tener casi los mismos resultados, especialmente si los estudiantes usan cubiertas de tela para la cara y no tienen síntomas de enfermedad.


Los maestros y el personal, que probablemente corren mayor riesgo de contagiarse del COVID-19 de otros adultos que de los niños en la escuela, deben mantenerse a una distancia de 6 pies (2 metros) entre sí y de los estudiantes lo más posible. Los profesores y el personal también deben usar cubiertas de tela para la cara y deben limitar reuniones en persona con otros adultos.
En lo posible, debe hacerse uso de espacios exteriores para la instrucción y las comidas. Los estudiantes también deben disponer de suficiente espacio para mantenerse a distancia durante el ejercicio y otras actividades como el canto/coros.


Cubiertas de tela para cara e higiene de las manos. Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón es importante para todos. Además, todos los adultos deben usar cubiertas de tela para la cara. A los estudiantes de preescolar y de primaria les puede servir usar mascarillas si no se tocan mucho la boca y la nariz. Los estudiantes de escuela media/secundaria deben usar mascarillas o tapabocas, especialmente si no pueden mantenerse a una distancia sana.


Cambios de salón de clases. Para ayudar a limitar el contacto fuera del salón de clases, las escuelas pueden:
Hacer que los profesores/maestros cambien de salones de clases, en lugar de que los estudiantes se congreguen en los pasillos entre periodos/clases.
Dejar que los estudiantes almuercen en los pupitres o en grupos pequeños al aire libre en lugar de comedores abarrotados/concurridos.
Dejar las puertas de los salones de clases abiertas para ayudar a evitar el uso de las perillas y superficies de alto contacto.


Chequeo de temperatura y pruebas. Hacer pruebas del COVID-19 a todos los estudiantes puede no ser posible en la mayoría de las escuelas. Tomarle la temperatura a los estudiantes en la escuela no siempre es posible. Las escuelas deben establecer maneras para identificar a los estudiantes que tengan fiebre u otros síntomas de enfermedad. También pueden recordarles a los estudiantes, profesores y personal que se queden en casa si tienen fiebre de más de 100,4 grados Fahrenheit (38 grados Celsius) o algún síntoma de enfermedad.


Limpieza y desinfección. Las escuelas deben estar preparadas para cumplir con las pautas de los CDC para limpiar y desinfectar de forma correcta los salones de clases y las áreas comunes.


Autobuses, vestíbulos/pasillos, comidas y patios de recreo


Debido a que estos son lugares muy concurridos, los colegios pueden:


Designar asientos a los que viajan en bus y pedirles que usen cubiertas de tela para la cara en el autobús. Los colegios deben recomendar a los estudiantes que pueden llegar a las escuelas por otros medios a que tomen esas opciones.


Marcar los pasillos y escaleras con flechas en el piso que indiquen el sentido/dirección para caminar para disminuir las aglomeraciones en los pasillos.
Se deben exhortar las actividades al aire libre, así que se les debe permitir a los estudiantes el uso del patio de recreo en grupos pequeños.



Logo circulo 02

 

Colegio Montessori sede Oriente
Teléfono: 31714 00 Ext. 1150
infosedeoriente@montessori.edu.co